Páginas

jueves, 19 de febrero de 2009

Plan LEO

El plan LEO, promovido por la Junta de Castilla y León, pretente, con buena intención, introducir el el mundo de los libros a los más peques: a los recién nacidos.
Dice la instancia de inscripción:

El PLAN LEO es una iniciativa de la Junta de Castilla y León, por la que se entregará a cada bebé nacido en Castilla y León antes de que cumpla seis meses un regalo de bienvenida al mundo de los libros y de la cultura- también de felicitación a los padres- en el que se incluirán los siguientes materiales: libros para bebés, una guía de orientación a los padres en materia de lectura para los niños y la tarjeta de socios de la biblioteca pública mas cercana a su domicilio.

Vaya por delante que aplaudo la inicativa. Además es gratis: te regalan libritos y guías. Muy bien. Más aplausos. Todos los esfuerzos destinados a este menester deben ser bien recibidos.

PERO, claro hay un pero, ¿libritos para bebés? ¿Guía de orientación a los padres? ¿Carné de biblioteca para un recién nacido?
Vayamos por partes.

Está muy bien leer un cuentito a un bebé, refuerza el vínculo afectivo y, aunque no se entere de nada, la voz de papá o mamá (sobre todo la de mamá) le calma y le prepara para dormir él solito. Bien. O sea, que si con voz cariñosa le recitamos la tabla del siete, al bebé le da lo mismo. No hace falta un librito para eso. Lo bueno es que más adelante sí podremos utilizar este librito, algo es algo.

¿Guía de orientación para los padres? Aún no le he puesto el ojo encima, así que no sé lo que dice o recomienda esta guía en cuestión. No me parece una mala idea. Pero los padres que no leen y no entienden como prioritario inculcar el hábito de lectura a los nenes, no van a leerse la guía tampoco. Tal vez se debería tratar de llegara ellos de otra manera.

¿Carné de biblioteca? Mmmmm si no estoy mal informado, las bibliotecas públicas tienen una edad mínima de SEIS años para poder sacarse el carné. Habría que cambiar la normativa para hacer socio a un enano recién nacido. De todos modos... ¿para qué quiere un carné de biblioteca un recién nacido?

En fin, que buena intención hay, no lo niego. Pero se me antoja que hay maneras mejores de usar los recursos (pocos, por cierto) que la JCyL invierte en promoción de la lectura.
Por ejemplo, para que nadie diga que critico y que todo me parece mal, pero que no propongo alternativas.
¿Dónde se inicia a la lectura a los niños? En el cole, mayormente. Destinemos allí un libro de cuentos para cada alumno, gratuito. Ayudemos a que estos niños aprendan a leer y escribir con material totalmente gratuito y variado, con atención a distintas necesidades particulares que puedan surgir (tamaños de letras, dificultades de aprendizaje, etc). En el cole tenemos a todos los niños desde edad muy temprana y allí no dependeremos de que los padres de recién nacidos reciban información sobre el plan o no. Allí van todos, ya que la escolarización es obligatoria.
Más: promocionemos actividades lecto-escritoras con los alumnos como talleres de escritura, de lectura, de teatro, etc.

No sé a qué expertos consulta la JCyL, pero he oído (y leído) muchas críticas a este plan. Y muchas son acertadas. A parte de que... ¿alguen ha visto publicidad de este plan?


2 comentarios:

Martikka dijo...

No he visto publicidad de este plan, pero en principio me parece bastante acertado aún cuando sea un poco precoz. Es en edades mayores donde es necesario incidir para fomentar la lectura. Ante todo, y a edades adolescentes, se debería limitar la lectura de clásicos que ahuyentan a los posibles lectores. Con extractos de esas obras (Quijote, Mío CId, etc) sería suficiente. Ya habrá tiempo de leerlas completas más adelante.
Hay cientos de libros más interesantes para esa clase de lectores. Que les dejen escoger, si es oportuno, pero que lean. Y así, que piensen por sí mismos y obtengan un poco de espíritu crítico.
De todos modos, el ejemplo de los padres es fundamental. Si los padres no leen o no tienen libros en casa, ¿cómo van a leer los hijos?
Un saludo.

STB dijo...

Completamente de acuerdo, Martikka.
¿Cuántos adolescentes han sido obligados a leerse obras "maestras" como La Regenta (por poner un ejemplo)? Claro y luego dicen que leer es un rollo.
Es mejor que lean cualquier libro mediocre, pero que lean y les guste.
En cuanto al plan LEO, está bien, pero podía ser mejor :)
Como todo.