Páginas

jueves, 21 de enero de 2010

Lobo en pleno vuelo


No me negará nadie que la foto es espectacular.
Vale, que es polémica porque parece ser que se ha realizado con un lobo entrenado y no con uno salvaje. Por lo visto, le habían concedido al fotógrafo el prestigioso premio Veolia BBC Wildlife, pero ya se lo han retirado al destaparse el posible incumplimiento de las bases.
Más información en El Mundo.
Bellísima imagen, aunque no opte al premio.
Me fascinan los lobos. En un primer intento de novela, el primero que me propuse y que no terminé, y que no terminaré nunca, el protagonista tenía como compañero un lobo. Un lobo bueno, que ya está bien de que sean siempre los malos del cuento.
Que también hay lobos buenos. Como Loopy de Loop (Lupi di Lup), el lobo bueno. Qué tiempos aquellos...

3 comentarios:

Marta Abelló dijo...

Coincidimos en la admiración por los lobos. En la novela que estoy terminando tienen buena parte de protagonismo y lo tendrán aún más cuando empiece el segundo volúmen de la trilogía.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Sí, pero al final, era un montaje. A mi me gustan más los caniches, ¿qué se le va a hacer?

STB dijo...

No, montaje no. La foto es real. El problema es que el animal utilizado no era un lobo salvaje y en libertad, era uno adiestrado para hacer este tipo de cosas. Y eso, al parecer no está permitido en las bases del concurso ese...
¿Los caniches? :)
El guardián de la posada es un perro de raza perro. Y bien majete que es.