Páginas

martes, 27 de septiembre de 2011

La historia continúa... con recortes

Se abre el nuevo curso y, tal como prometía la cosa, la historia continúa en otro sitio, con otros chicos.
Para variar, este año estoy en una gran ciudad, en un macro-instituto. He pasado de un pueblito, 60 alumnos y 9 profes, a una ciudad, 500 alumnos y 72 profesores. La cosa no debería ser tan diferente, pero todo se complica con tanta gente y tanta burocracia. El trato no es malo, pero no es el que teníamos el año pasado...

Los chavales son como siempre: demasiado pequeños, demasiado vivos, demasiado desilusionados, demasiado sobreprotegidos, demasiado resabiados, demasiado insolentes, demasiado divertidos, un cajón desordenado de hormonas... vamos, lo normal en la pre y en la adolescencia.
Al repasar los expedientes académicos se me cae el alma a los pies. El sistema educativo hace agua por demasiados sitios a la vez. Hay chicos que promocionan por imperiativo legal, aunque no alcancen los objetivos de la etapa anterior, porque por ley no pueden repetir más... Y no digo que la solución sea repetir eternamente, pero subir de curso es descabellado.
Me encuentro chavales que apenas saben leer y escribir su nombre, ANCES y ACNEES que se escapan a mi capacidad y a mi formación. Yo no soy maestro, soy profesor. Y no hay apoyos.
Puedo explicarle a un alumno cualquier cosa de un sistema hidráulico, la ley de Ohm, curiosidades de los aceros, los plásticos y las energías... pero si ese chaval no sabe ni leer, ¿qué coño hago yo?
A esto llevan los recortes.
Y mira, debo ser el único profe que está deseando que le aumenten la jornada. Que con media jornada llega para muy poco y con tanto viaje, al precio que está el gasoil...
Ay, lo bien que estaba en el pueblico.



2 comentarios:

A.J.Srider dijo...

Sólo puedo decirte que ánimo y al toro. Te entiendo perfectamente.

Por cierto, he tenido problemas con la web y he cambiado el dominio. Lo digo por el enlace que tienes a ella y por la reseña que hice de fugaces.

http://pedrocamacho.org

Un saludo.

labelens dijo...

Seguro que puedes aportar un granito de arena. Esos chavales no saben la suerte que han tenido con el profe que les ha tocado, aunque le llamen el masca ;-)