Páginas

jueves, 14 de mayo de 2009

Feria del libro de Salamanca

¿Pero no hay feria del libro en Valladolid? O sea, que ni pisas por la de Valladolid y ¿te vas a Salamanca?
Pues... sí. Es que en Valladolid no se presenta este libro:


Y para allá que nos fuimos, Belén, el pequeño ayudante Estebillan y yo. Parece mentira, pero para un viaje de 100 Km hay que preparar un convoy lleno de "por si acasos". Se acabaron esos viajes con la cazadora y ya.
Hicimos idea de ir prontito a Salamanca, dar un paseito disfrutando de esa fantástica ciudad y a eso de la una acercarnos a la firma de "Mentiras" en la plaza mayor. Pero... al final conseguimos llegar a Salamanca a la una y veinte, aparcar y encontrar la plaza mayor a tiempo de conocer a David (y a Álex).

Ya tengo mi ejemplar firmado, aunque con las prisas olvidé llevar el primero (UdJ I: Leyendas) para que me lo firmase también y la cámara (las fotos son prestadas por el propio David). Allí conocí al autor, David Prieto, y a su compi de correrías Alejandro Guardiola.

Charlamos un ratillo y los dos me contaron buenas noticias. Álex tiene su "Sombras de una vieja raza" en la sala de máquinas... ya nos contará, ya. Y David, imparable, ya está ultimando la tercera parte de Urnas de Jade, casi casi lista para publicar.
Fue un ratillo agradable, breve, pero agradable. Me ha gustado conocer a gente con la que me escribo correos y con la que comparto una gran afición. Hay que repetirlo.
Es tímido David, ¿eh? -comentábamos Belén y yo de camino a casa-. Sí, parece tímido. Pero ahí le tienes, con un par de novelas publicadas. ¡Con un par!

Suerte, compis. Ya nos contaréis más cosas cuando haya noticias.

5 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

¡Qué puestos os veo!

Alex dijo...

Puestos para tan gran ocasión y el buen rato que pasamos con Belén, y Esteban padre y Esteban Junior.

STB dijo...

Puestos no: apuestos. Como los tres mosqueperros ;)

Rosa Cáceres dijo...

Qué gusto da conocer a las amistades virtuales ¿vedad? porque después de compartir tantas opiniones, comentarios y hasta confidencias, apetece mirar a los ojos a esos individuos irrepetibles con los que nos sentimos tan a gusto en este espacio internaútico.Nos preguntamos si la idea que nos habíamos hecho sobre ellos estará acertada o no.
Así conocí yo a Illán Vivas, a Antonio Verdu y a Álvaro Peña, y a la recíproca, ellos me conocieron a mí. Y no nos habíamos equivocado. Ya somos amigos.
Felicidades a los dos autores y recuerdos a ls dos espléndidas ciudades de Valladolid y Salamanca, desde este rincón mediterráneo.

STB dijo...

Sííí. Es un gusto conocer a gente con tus mismas aficiones, gente a la que escribes, pero que nunca oyes.
Habrá más ocasiones, seguro.