Páginas

sábado, 16 de mayo de 2009

Caballero de Dragón de Pedro Camacho



Una novelita juvenil, de ejecución sencilla, con vocabulario claro, directa al grano. Pero no exenta de magia y fantasía, de valores humanos. Pedro ha realizado una labor muy compleja, probablemente a drede, pues no en vano estamos hablando de un profesor. Ha conseguido conjugar varios elementos de forma que ninguno destaque sobre los demás, pero de forma que todos sean necesarios.
Si en una enorme cacerola de cocción añadimos: historia de España, realidad social contemporánea, realidad social de hace 500 años, valores humanos imprescindibles, unos pocos litros de fantasía y una pizca de sal, obtenemos una novela juvenil perfecta. Pero la clave no sólo está en los ingredientes, que esos los compra cualquiera, el secreto está en la elaboración. Hay que saber ligar todo eso, y que quede jugoso, ni muy hecho ni muy crudo, porque los destinatarios principales son jóvenes lectores.
Con novelas como ésta, que no cuesta leer, muchos chavales se encontrarán pidiendo más, preparando sus mentes para una mejor comprensión, para un mejor rendimiento en sus estudios (que se realizan mayoritariamente leyendo). Estos futuros lectores están sentando la base en la que sustentarán su afición por la lectura, un placer inmenso del que no todo el mundo sabe gozar por falta de base.
Te felicito, Pedro. Aunque sea una novela sencilla, estoy seguro de que no ha sido sencilla su elaboración y de que te ha tocado trabajar mucho. Yo he disfrutado leyendo tu última obra. Y estoy seguro de que no será la última.
Por cierto, siento un enorme placer cada vez que leo mi nombre en los agradecimientos.
Gracias, maestro.

2 comentarios:

A.J.Srider dijo...

Gracias a ti, de nuevo. Me ha encantado tu reseña, y te agradezco mucho el comentario.
Escribir la novela me costó 15 días, uno por capítulo... pero sí que fue una ardua tarea, pues previamente hubo meses de investigación. Libros antiguos, internet y muchos meses más elaborandola en mi cabeza.

Un abrazo.

STB dijo...

Un placer leerte :)