Páginas

lunes, 18 de mayo de 2009

Friki, de Enric Herce Escarrá

Friki, de Enric Herce Escarrá.

Simplemente genial, estupenda. Sencillamente atractiva, perfecta. Me encanta.
Puede parecer por mi entusiasmo que acabo de leer la última novela del sucesor de Tolkien o de Martin. No, nada más lejos. Pero tal vez por mi condición de escritor aficionado aprecio muchos detalles excelentes en esta novela juvenil, tal vez por mi condición de padre aprecio los valores que intenta (y consigue) transmitir, tal vez por mi aspiración a ser maestro aprecio diferentes aspectos educacionales rotundamente bien mezclados.
Tal vez por mi condición de aficionado a la fantasía empatice con el protagonista, aunque sea un nano de once años. Tal vez.
Pero de lo que estoy seguro es de que he leído un novela entretenida, divertida, locamente divertida, y genialmente resuelta. Me encantan las conversaciones madre-hijo, las situaciones familiares y en la escuela. Pero sobre todo me gusta el duelo final, magistralmente resuelto (especialmente la solución a la complejidad de los nombres).
Y para finalizar un guiño más, un rizo que cierra el bucle y vuelve a enlazar principio y final.
Aplaudo el esfuerzo que seguro has hecho. En tan pocas palabras, en tan pocas páginas cada palabra vale su peso en oro y todas han de ser edecuadamente ponderadas antes de emplearlas. Has conseguido mezclar de forma sorprendente valores, actitudes positivas ante la vida, humor, fantasía, semántica (excelentes las alusiones a las consultas al diccionario en la red). Has hecho todo un ejercicio de cómo escribir una novela infantil para todos los públicos. Porque yo la he disfrutado, mi mujer la leerá y puedes estar seguro de que mi pequeño ayudante lo hará, tan pronto como tenga la edad adecuada (y sepa leer y todo eso, vamos). Novelas como ésta harán a nuestros niños plantearse muchas cosas, además de permitirles avanzar en su imprescindible aprendizaje lecto-escritor.
Ha sido un placer descubrirte como narrador infantil-juvenil, sobre todo después de leer "La luna dormida", de género y público radicalmente opuesto.
Me está gustando mucho la colección donde te han publicado. Felicidades.

2 comentarios:

Enric Herce dijo...

Muchísimas gracias por la reseña, Esteban. Un alegrón que te haya gustado el libro. Como ya comenté en Sedice las opiniones de padres y educadores me resultan especialmente valiosas y la tuya reune ambos factores.
Evidentemente, ya he dejado constancia de tu comentario en el blog:
http://www.nudodepiedras.com/wp/?p=746

STB dijo...

Mi opinión como "padre", ahora mismo es: ¿Dónde has metido el chupete? Aaaaaaaa
;) Me gustó mucho