Páginas

martes, 2 de agosto de 2011

Elantris, de Brandon Sanderson



Título: Elantris
Autor: Brandon Sanderson

Había oído (leído) hablar muy bien de esta novela. Y la verdad, no es para tanto.
Me explico, porque sin ser una basura, hay mucho que pudiera ser mejor.
La idea sobre la que gira, la súbita decadencia de Elantris (el libro comienza 10 años después de ese suceso), es intrigante, sugerente... y su solución algo simplona, desilusionante.
Además, hay otra trama paralela que tiene un protagonista poco creíble (Sarene), que da muchas vueltas a sus mini-problemas y que va de salvadora de un reino que no es el suyo, de un pueblo que no la aprecia y de unos nobles que la temen y evitan a partes iguales... poco creíble. Lo siento, no me creo este personaje.
Por otro lado, están los malotes (el gyorn y sus secuaces) que dan una buena réplica y que salvan el tono del anterior protagonista.
Y el protagonista principal, el príncipe Raoden, que no puede ser más bueno ni más príncipe. Tampoco resulta demasiado creíble, aunque su papel lo hace bien y mas o menos mantiene el tono medio de la novela (discreto, vamos).
La historia es una mezcla de enredos políticos, intrigas palaciegas, acción, magia, religión, amores imposibles, venganzas, crisis internas... La forma en cómo baraja el autor las distintas tramas hace que la lectura sea llevadera, lo cual se agradece mucho. Lo peor es que hay un galimatías de nombres tan parecidos que acabas confundiendo al reino del protagonista con un río, una ciudad o una criada del palacio... y creo que el propio autor (o el traductor) también se ha embrollado con esto, haciendo aparecer personajes que no encajan en conversaciones que no están teniendo y cosas así.
Son demasiados nombres casi iguales (supongo que en su lengua original esto no pasará por la pronunciación, pero...), demasiadas ciudades, continentes y ubicaciones nuevas y que no son presentadas, demasiados cargos y jerarquías inventados que no sabes dónde poner... Demasiadas cosas sin explicar, sin presentar.
Sí, le pongo pegas. Pero lo he acabado y al final es una historia entretenida, algo teñida de rosa y creo que sin pulir del todo.
Lo que más me ha gustado es que no hay ni una sola puntada sin hilo, nada es de adorno. Todo lo que se narra y todos los que aparcen de principio a fin, tienen un papel que jugar en la historia. Todo son ingredientes. Y eso, aunque está bien, también hace echar en falta un poco de riqueza, de profundidad, de decoración no imprescindible, de eso que da credibilidad a un personaje aunque no sea una pista para resolver el caso.
Salvo que os la regalen, hay novelas mejores en las que gastar unos euros.

1 comentario:

Pantagruel dijo...

No voy a discrepar totalmente, pero a mí me pareció bastante aceptable. Lo cierto es que es la primera novela "épica" centrada en tramas palaciegas que leo, y en líneas generales me gustó.

Yo sólo le achaco una resolución un tanto precipitada, teniendo en cuenta que la trama se mueve con relativa lentitud. Pero la historia de los habitantes "malditos", y el Gyorn, me parecieron muy interesantes.

Y sobre todo, como ya has comentado, la facilidad de lectura lo hace muy asequible.