Páginas

martes, 23 de diciembre de 2008

Claustro de profesores


Ayer, para celebrar el inicio de las vacaciones, estuve tomando un café con unos amigos, profesores todos. Me contaron muchas batallitas de los chavales, muchos problemas de difícil solución y un buen montón de anecdotas.
Y todos (todos) se quejaban de lo mismo: muchos padres no se hacen cargo de sus hijos.

Como la ofendida madre que vino a hablar con el tutor porque tal profesor había suspendido a su hijito tal asignatura (el chico en cuestión no había asistido ningún día a clase de esa asignatura y había sacado un cero en el examen).

Como el indignado padre que no se explicaba por qué su hija había suspendido cinco o seis si se pasaba todas las tardes más de tres horas encerrada en su cuarto. ¿Estudiando? Ah, no sé, yo no entro a su cuarto, que es su rinconcito privado...

Como el cabreado padre que solicitó el teléfono privado del tutor para llamarle todos los días por si su hijo no iba a clase o se portaba mal (la joyita en cuestión se fugaba de su chalé adosado y se iba a la ciudad de farra con los amigotes un día sí y otro también).

Ocupémonos de nuestros chavales, forcémosles a estudiar, que en el instituto (Educación Secundaria OBLIGATORIA) no le ha explotado la cabeza a nadie de estudiar.

Y una curiosa estadística (de un instituto, no general y no extrapolable a ningún otro, probablemente): la mayoría de los alumnos que se llaman Cristian son alumnos conflictivos, y los que tienen nombre de culebrón suelen ser buenos piezas también.

La esperanza es que no todos los jovencitos son así.
Felices fiestas a todos.

3 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

¡¡Feliz Navidad, Esteban!!

Rosa Cáceres dijo...

Como profesora de Secundaria, encuentro muy interesante tu blog.
Felicidades. Está bien romper una lanza de vez en cuando por los sufridos docentes.

STB dijo...

Los profesores cargan muchas veces con responsabilidades que los padres les ponemos encima. ¡Y son nuestras!