Páginas

lunes, 9 de marzo de 2009

Cernícalos vs. Ratones

Proponen aumentar la población de cernícalos para acabar sin veneno con los topillos


En la Junta de Castilla y León acaban de descubrir la polvorilla.
Las superpoblaciones de roedores son cíclicas en nuestra sabia naturaleza. Estas explosiones demográficas, por razones matemáticas de reproducción vertiginosa, abundancia de alimento, climas favorables, ausencia de enemigos, etc, se contemplan con un lógico y evidente aumento de los depredadores naturales.
Esa cuenta te la echan en el parvulario y no se equivoca ni uno. Cuanto más alimento más crías puedo sacar adelante. En fin.
Y ahora, toneladas de veneno después, alguien ha descubierto que quizás los cernícalos podrían colaborar a solucionar parte del problema...
Bravo.

Pero el problema es que esa solución no es fulminante, es una solución de futuro y para eso no tenemos paciencia. El problema es que el hábitat de los nuevos cernícalos está deteriorado. El problema es que con cajas-nido solamente no se soluciona el problema. El problema es que sigue habiendo cazadores desaprensivos. El problema es que los roedores tienen comida abundante y temperaturas suaves producidas por las emisiones de nuestras fábricas... ¿Haremos algo para solucionarlo? ¿Se adoptará esta solución para ayudar a salvar las cosechas?


Muchos días, cuando paseo con el guardián Pancho, tengo la gran suerte de ver cernirse cernícalos, ver su rápido vuelo en picado, verles posados o apreciar su cortejo y sus acrobacias. Espero que dentro de unos años, mi pequeño ayudante, cuando pasee a Pancho, tenga la oportunidad de ver estas increíbles imágenes. Porque me echo a temblar cuando leo noticias que relacionan animales con humanos.

Soy pesimista. Será que es lunes.

2 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Y razón tienes para inquietarte.

Por cierto, bravo por eso de "cernirse cernícalos"

STB dijo...

Gracias, Paco.

Es fascinante ver cernirse un cernícalo de cerca.